viernes, 28 de diciembre de 2012

Un "Instante decisivo" en Badajoz


Henri Cartier-Bresson es el padre del fotorreportaje y de la fotografía callejera, pasó por Badajoz allá por 1959, en uno de sus múltiples viajes, en este caso para embarcar en Lisboa en su viaje a New York.  Coincidió que el día que pasó por nuestra ciudad, era un 18 de julio y como es sabido, en esa fecha se celebraba un desfile militar por la calles de la ciudad.  El "fotógrafo viajero" inmortalizó este suceso en uno de los laterales del Paseo de San Francisco.

Badajoz, 18 de julio de 1959

Su filosofía de trabajo se resume en el libro "El instante decisivo", con su cámara Leica logró captar la esencia de momentos muy trascendentales en el siglo XX.
Este instante decisivo radica en la propia naturaleza de dicho arte: captar la fugacidad de los hechos. Como bien dice Cartier-Bresson: “jugamos con cosas que desaparecen y que una vez desaparecidas es imposible revivir.” Resulta muy complicado captar y transmitir la esencia de los hechos cuando son tan efímeros.