lunes, 22 de junio de 2009

EL BAÑO EN EL ESTERO DE LA PLATA



EL BAÑO EN EL ESTERO DE LA PLATA

La marea está alta y el estero de la Plata consigue llenar su cauce hasta el límite conocido por el hombre; el puente que sostiene el paso de los vehículos hacia la parte del zoo de Ayamonte está casi a rebosar y unos muchachos embuidos en sus bermudas se lanzan al estero desde el puente.
Son las cinco de la tarde y esta escena me ha recordado cuándo en el Guadiana de mi ciudad también bullían los muchachos en verano bañándose en la playa, entre eucaliptos. Es una escena que te reconcilia con la normalidad; me quedé mirándolos un rato, ¡como disfrutaban los condenados asomando la cabeza por debajo del pretil del puente! dejando sonar sus voces y risas al unísono del ruido de los coches pasando por encima de sus cabezas a menos de un metro. Era como sostener el trafico sobre sus hombros.Era la aventura diaria del baño en el estero de la Plata.