miércoles, 24 de junio de 2009

UNA PODÓLOGA FORMADA EN PLASENCIA


Podóloga en Ayamonte

Carmen Esteban, simpática y dicharachera ayamontina, futura master, ejerce de podóloga en su pueblo, pero su diplomatura la obtuvo en el C.U. de Plasencia. Tres años
que guardan muchas y buenas experiencias, de compañeros, de paisanajes, de formación en lo que sólo parece que pueda ser vocacional, la podología.
A Carmen, se le enciende la cara cuando le menciono el valle del Jerte, los otoños del Ambroz, Gata o las Hurdes, lugares que consiguen esbozar un hálito de recuerdos en su cara. Pero esos tiempos no están lejanos pues la ayamontina podóloga no levanta muchos años en su calendario vital. Digo esto porque imbuida en su bata blanca de trabajo, me cuenta los más mínimos detalles de la razón mi consulta: un espolón calcaneo.
Me comenta que lo mejor es hacerse unas plantillas a medida, para que el pie asiente perfectamente y así evitar las tensiones musculares que dan pie, nunca mejor dicho, al dolor que produce el espolón. Ella lo conoce bien, lleva plantillas desde los 15 años y quizás sea esa la razón de su dedicación a la podología.
Llegué hasta su clínica por recomendación de otros clientes suyos. Como estoy de paso y Carmen es muy seria en su trabajo, me recomendó que a mi vuelta a Badajoz, contactase con un compañero suyo de curso Fabian Dios, que tiene clínica montada, para que me haga las plantillas, pues éstas necesitan de un seguimiento y claro desde Ayamonte no podría. Seria para su trabajo y legal como se ve.
Suena el timbre de la entrada, es el siguiente paciente, un adolescente entrado en kilos. Me levanto, le pago y me despido. Desde el fondo la clínica se oye la alegre voz de Carmen diciendo: " Mantenme informada, a ver como evolucionas".